Blogia
PeroEstoQuéEs

Vallejo y sus andanzas (Vol. 1)

Gracias a mi clara tendencia por decantarme hacia el sector más marginal de la sociedad, tuve la oportunidad de conocer a Vallejo. Uno de esos freaks injustamente marginados por la mayoría de gente de la clase, porque no sabian ser "guays", y al que sólo recurrían para sonsacarle alguna fotocopia, a escondidas, de la famosa serie nipona de moda Bola de Drac o reírse a su costa de vez en cuando de la forma más previsible, ofensiva y vulgar. Eso sí, ahora las cosas parecen haber cambiado y, ayudado sobre todo por el boom del cómic japonés e internet, aquello que antaño fue motivo de vergüenza (hecho bastante lógico teniendo en cuenta el número tan reducido, si no inexistente, de mujeres que llegan a acaparar, su poco atractivo sexual e higiene personal y su alarmante falta de criterio) hoy día resulta, incluso, motivo de orgullo para algunos/as. La verdad es que no imagino a los verdaderos frikis que un día conocí pregonando por ahí su condición....


Con fotocopias como ésta se hacía el agosto Vallejo
a unos 5 duros cada una, dependiendo del nivel y del tamaño


Pero a lo que vamos. El bueno de Vallejo era lo equivalente a una especie de gurú para los freaks de mi curso, era el que más sabía de videojuegos y tenía las mejores fotocopias de Bola de Drac. Un tipo capaz de admitir ante de todo un 8º de EGB que llevaba años sin ser virgen y que había perdido la virginidad con su prima, lo más parecido a un jabalí aunque con algo menos de pelo, hecho que, como era de esperar, propinó la reacción de sus compañeros de clase que no tardaron en avalanzarse sobre él para mofarse. Pero ni con ésas, el bueno de Vallejo acabó retractándose de sus declaraciones. ¿Qué pasa? ¿a caso no era posible? ¿por qué había que ridiculizarlo? Lo que ocurre es que, siendo quien era, aún tuvo el valor de admitir algo semejante, cosa que cualquiera en su posición no hubiera tenido los santos cojones de hacer. Pero ésta sólo es una de las perlas que Vallejo dejó a lo largo de su paso por el colegio y que ya iremos descubriendo en siguientes posts. Pero en este, concretamente, les relataré una anécdota que surgió a raíz de una de las originales formas que teníamos yo y un amigo de reírnos del frikismo de estos personajes, sin llegar a ofenderles. Se trataba de un juego que llevábamos a cabo en horas de patio y donde Vallejo se acabó convirtiendo en el gran protagonista para la posteridad. Le llamábamos: "el juego de a ver quién es más maricón". La mecánica del juego era bien sencilla, se trataba de sentarnos al lado de algún friki, mi amigo en un lado y yo en el otro, de manera que la víctima siempre quedara situada justo en el medio, y mientras uno de nosotros le preguntaba sobre sus inquietudes el otro postraba la palma de su mano en el hombro de la víctima. De ahí el nombre del juego. La mejor marca, y la única apreciable hasta entonces, era la de un amigo del mismo Vallejo, y estaba en 2’31’’

       
El aspecto de Vallejo surgía de la fusión perfecta entre Santiago Segura y una tortuga

Pero nos habíamos decidido a probar mejor fortuna con el gran gurú, el gran jefe de los frikis, Vallejo. Cuando llegó el ansiado momento nos sentamos uno en cada lado, siguiendo el mismo procedimiento de siempre, yo apoyé mi mano en su hombro al tiempo que mi amigo comenzaba a preguntarle sobre Bola de Drac o algún videojuego inédito made in japan. Vallejo empezó a responder, ni se había dado cuenta de que tenía mi mano apoyada en su hombro, bien, aquello comenzaba con buen pié. El hecho de que Vallejo se arrancara y no se percatara nos ayudaría y mucho en nuestro oscuro propósito. Vallejo seguía a la suya, dándole la brasa a mi compañero con la enésima transformación de la fusión de Son Goku con su tataranieto sin percatarse ni una pizca. Aquello iba sobre ruedas, acercándose ya a la barrera del primer minuto. Los segundos pasaban volando. Mientras, mi amigo observaba mi reacción, aprovechando que Vallejo iba a la suya con su monólogo. 
Aquello parecía no tener tregua y Vallejo se acercaba cada vez más a la barrera de los dos minutos y trenta y un segundos de su apreciado colega. Yo y mi amigo nos miramos, los dos sabíamos que nuestra querida víctima estaba casi a punto de pulverizar la mejor marca existente hasta ahora, aunque él, por supuesto, lo ignoraba. El momento se acercaba, estábamos a punto de conseguir nuestro reto. Y..¡sí! por fín Vallejo pulverizaba la mejor marca hasta la fecha de su apreciado colega y aquello no tenía final. Yo y mi amigo no podíamos creerlo, se notaba en nuestros rostros, en los que Vallejo, demasiado ocupado con su discurso freak, ni siquiera reparó. 
Y así iban pasando los minutos. Cuando, casi sin darnos cuenta, estábamos doblando la anterior marca y la cosa seguía y seguía... De repente, cuando ya estábamos prácticamente en los cinco minutos, Vallejo hace un parón, "Mierda, ya nos ha descubierto" pensamos. Vallejo respira hondo, mira por encima de las gafas (un gesto muy habitual en él) y le pregunta a mi amigo, "¿algo más?" En efecto, mi colega tenía recursos suficientes, sabía que nuestra víctima odiaba Sega Mega Drive ante todo, así que le preguntó sobre algún juego inédito para su apreciada Super Nintendo, a la que Vallejo respondió sorprendido: "pero ¿tú no tenías mega drive?", Vallejo era friki pero no tonto, mi amigo le respondió que estaba pensando comprarse una super nintendo, a lo que Vallejo, un poco incrédulo, ni se molestó en cuestionar y se lanzó a la pertinente explicación.  Y de tal manera se arrancó que aquello llegó a la friolera de... ¡9 minutos! y con mi mano sin moverse ni un centímetro de su hombro, pues Vallejo no se había percatado ni lo más mínimo. A penas pasó un minuto y sonó el timbre. Vallejo había, contra todo pronóstico, pulverizado cualquier marca con una ventaja abismal. Insuperable. Vallejo se había convertido en... EL MÁS MARICÓN, con 9minutos y 48segundos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Gailoy -

Me alegro de que le hayas pillao la coña al asunto. Lo malo es que la escribí en un locutorio rodeao de crios liándola con el Half Life (tengo que dedicarle algún post a los cochambrosos locutorios), y ni la revisé, ni lo corregí, ni nada, ahora al reescribirla me he dado cuenta... Y no consigo que se vea la fotocopia de Bola de Drac no sé qué coñio pasa.
La verdad es que ni se giró hacia mí, ni dio la sensación de que me tuviera demasiado presente... Lo que pasa es que es tann friki el tío que debía estar metido en su mundo de tal manera que no se debía percatar de lo que estaba sucediendo a su alrededor. Hay más anécdotas de este tío que ya iré metiendo en otros post, es un crack.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mr. Glasshead -

¡Me he partido leyendo este artículo y el juego de a ver quién es más maricón! Los friquis en el sentido más auténtico suelen no caer en este tipo de convenciones ("tío, quita tu mano de mi hombro", es algo impensable). Pero una pregunta: ¿la víctima no te veía y pensaba que quien tenía la mano era quien le preguntaba?

A mí siempre me ha caído muy bien la gente rara, de hecho mis amigos lo son, pero en el sentido de que no hay de qué enorgullecerse, como tú bien dices.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres